Madre

En un día como hoy no puedo evitar hacer un pequeño homenaje a las madres en general y a la mía y la de mis hijas en particular. Va por vosotras, Madres.
——————————
Las náuseas y los ardores,
el lumbago y las patadas.
Sobrepeso. Buscar nombres.
Y las piernas muy hinchadas…
Cientos de noches en vela
junto a la cuna y la cama,
un amor que no se seca,
unos besos que te sanan
desde los leves chichones
a las heridas del alma,
una maestra en su casa
que comparte las lecciones
por dos veces aprendida,
un sufrimiento que esconde
en todas las despedidas
para que tú no lo notes
y no pierdas la alegría,
unas jornadas enormes
en unos eternos días
recibiendo los reproches
que diste y que no sentías,
esa persona que al verte
sabe lo que necesitas
aunque te lo oculte a veces
tragándose la saliva,
una persona que siente
por sus hijos y sus hijas
un amor que se desprende
de lo que hace cada día…
Una madre es madre siempre,
no lo olvides en la vida.

——————
Esta pequeño juego rimado forma parte de los 365 que llevé a cabo hace unos años en Miralarima

Manifiesto #NoSinEvidencia

La evidencia científica es uno de los pilares sobre los que se asienta la medicina moderna. Esto no siempre ha sido así: durante años, se aplicaron tratamientos médicos sin comprobar previamente su eficacia y seguridad. Algunos fueron efectivos, aunque muchos tuvieron resultados desastrosos.

Sin embargo, en la época en la que más conocimientos científicos se acumulan de la historia de la humanidad, existen todavía pseudo-ciencias que pretenden, sin demostrar ninguna efectividad ni seguridad, pasar por disciplinas cercanas a la medicina y llegar a los pacientes.

Los firmantes de este manifiesto, profesionales sanitarios y de otras ramas de la ciencia, periodistas y otros, somos conscientes de que nuestra responsabilidad, tanto legal como ética, consiste en aportar el mejor tratamiento posible a los pacientes y velar por su salud. Por ello, la aparición en los medios de comunicación de noticias sobre la apertura de un proceso de regulación y aprobación de medicamentos homeopáticos nos preocupa como sanitarios, científicos y ciudadanos, y creemos que debemos actuar al respecto. Las declaraciones de la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) asegurando que “no todos los medicamentos homeopáticos tienen que demostrar su eficacia” y que “la seguridad no se tiene que demostrar con ensayos clínicos específicos” no hacen sino aumentar nuestra preocupación.

Por lo tanto, solicitamos:

  1. Que no se apruebe ningún tratamiento que no haya demostrado, mediante ensayos clínicos reproducibles, unas condiciones de eficacia y seguridad al menos superiores a placebo. La regulación de unos supuestos medicamentos homeopáticos sin indicación terapéutica es una grave contradicción en sí misma y debe ser rechazada. Si no está indicado para nada ¿para qué hay que darlo?.
  2. Que la AEMPS retire de la comercialización aquellos fármacos, de cualquier tipo, que pese a haber sido aprobados, no hayan demostrado una eficacia mayor que el placebo o que presenten unos efectos adversos desproporcionados.
  3. Que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y el resto de autoridades sanitarias persigan a aquellas empresas que atribuyen cualidades curativas o beneficiosas para la salud a sus productos sin haberlo demostrado científicamente.
  4. Que el Consejo General de Colegios de Médicos de España / Organización Médica Colegial, en cumplimiento del artículo 26 del Código de Deontología Médica, desapruebe a los facultativos que prescriban tratamientos sin evidencia científica demostrada.

También puedes leer nuestro manifiesto en galegocatalà y euskera.

El derecho a bien morir

Si me imagino en la cama,
cuidado por mi familia,
sin saber si me acompañan
porque se apagó mi vida…

Si no salgo de mi casa
ni puedo usar una silla…

Si quien me ajusta la manta
y no conozco, es mi hija…

Si mi vida está postrada
y no sé si es noche o día…

Si mi cuerpo tiene escaras
y la mirada perdida…

Si mi energía agotada
no reclama ni comida
y las sondan me acompañan
prolongando mi agonía…

Si estas cosas me pasan,
no prolonguéis más mi vida,
no presentéis más batalla
en esa guerra perdida.

Dejadme alli, en mi cama,
al lado de mi familia,
que mi vida está acabada,
que ya se ha ido mi vida.