El embarazo es un estado de salud

Estamos en una época en la que tendemos a medicalizar nuestra vida. En diferentes enfermedades sin dar tiempo u opción a que la dieta, el ejercicio, el cambio de hábitos… den su fruto, con demasiada rapidez “ponemos la pastillita”.

Pero quizá donde es más delicado es cuando medicalizamos los estados de salud. Y más aún cuando el estado de salud que medicalizamos es el embarazo.

Y es que, como les recuerdo a todas mis pacientes embarazadas cuando acuden a la consulta, “el embarazo es un estado de salud, no una enfermedad” y a veces conviene recordarlo dado que la mujer (y afortunadamente cada vez más su pareja) visita con mucha frecuencia los centros sanitarios (análisis, visitas de su médico, consultas con la matrona, las visitas al tocólogo, más análisis…). Pues eso, que el embarazo es un estado de salud aunque a veces no lo parezca.

Y es especialmente curioso porque, mientras que frente a la posibilidad de utilizar algún medicamente de eficacia y seguridad contrastada en ese estado como puede ser el paracetamol, el médico y la embarazada (y su entorno) asumen el aforismo de que “mientras menos medicinas mejor”, no ocurre lo mismo con los “suplementos”.

De entre los diferentes suplementos merecen especial mención el Ácido Fólico y el Yodo.

– El Ácido Fólico: Está demostrado que su uso, desde 3 meses antes del embarazo hasta el final del primer trimeste, disminuye el riesgo de malformaciones del tubo neural (sistema nervioso). Así, se debe recomendar a la mujer que desea quedar embarazada empezar a tomarlo 3 meses antes de buscar el embarazo y mantenerlo hasta el final del 1er trimestre. ¿Por qué se recomienda a embarazadas por parte de múltiples profesionales sanitarios que sigan tomándolo todo el embarazo o incluso “mientras den el pecho”?. Habitualmente esta inercia o recomendación va acompañada de la justificación de que “daño no hace”.

– El Yodo: Hace unos años empezó a oírse la conveniencia de que las futuras madres suplementaran su alimentación con yodo para mejorar el desarrollo psicomotor y cognitivo de los niños, y prevenir el hipotiroidismo como causa importante de retraso mental. A muchos nos llamó la atención la recomendación de tomar comprimidos de yodo (recuerdo que en su ficha técnica aparecía “se desaconseja su uso en embarazadas”) en lugar de aumentar el consumo de alimentos ricos en Iodo. Pese a ello, se generalizó su uso y recomendación (la recomendación de evitar su uso en embarazadas desapareció de la ficha técnica) y claro, rápidamente se comercializó una pastilla que contenía el ácido fólico y el iodo juntos… Y mujeres tomándolas todo el embarazo o incluso “mientras den el pecho”. Recientes revisiones de los datos disponibles ponen en duda esta necesidad como muestra Enrique Gavilán (@enriquegavilan) en su artículo de la revista médica AMF.

Por supuesto, junto a estos dos suplementos aparecen otros muchos en diferentes pastillas-packs multiminerales-hipervitaminados destinados a supervitaminarse y mineralizaaaarsee… Para esto, no hace falta un sanitario. Basta con SuperRatón.

0 Responses to “El embarazo es un estado de salud”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario. Éste es un blog dirigido a profesionales sanitarios y sobretodo a pacientes. En ningún caso se atenderán consultas particulares (ver apartado de normas del blog).

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Mira el pajarito

@FernandoFabiani

Si te gusta Facebook

Blog Stats

  • 609,031 hits

@FernandoFabiani

#EligeMFyC

#EligeMFyC

MI VIDA SIN TI


A %d blogueros les gusta esto: