Posts Tagged 'niños'

“No le digas que le vamos a pinchar”

No le digas a los niños que si se portan mal “les vamos a pinchar”. Yo no he pinchado a un niño en mi vida. Y si al niño haya que pincharlo se le pinchará independientemente de si se ha portado bien o mal. Por favor, no nos hagas “el coco” de los niños. Que luego lloran cuando ven una bata…

Más vídeos AQUÍ

Una tos muy pesada

A menudo los padres de los niños acuden a consulta porque la tos de su hijo “es muy pesada”. La pregunta que me surge a menudo, aunque no la digo en voz alta es “pesada, ¿para quién?”.

Pero si el niño tose, tendré que llevarlo al pediatra ¿no? Y si no hay cita, a urgencias…

La causa más frecuente de tos de corta evolución son los resfriados o catarros, producidos (hay múltiples virus diferentes que los producen). Se resuelven sin medicación en menos de dos semanas.

Pero, bueno, aunque la medicación no le cure. Al menos le alivia ¿no? Le podríamos dar un jarabe para que tosa menos.

Podríamos, pero no es lo más conveniente, la tos es un mecanismo de defensa que permite eliminar secreciones y mantener la vía aérea limpia. Que le limpia de moco, vamos. De hecho, eliminar la tos favorece la retención de mocos y con ella el riesgo de otitis y neumonía.

Bueno, pues un jarabe para la tos no, pero al menos un mucolítico, que es que el moco ese no lo puede echar.

La tos aguda no debe tratarse tampoco con mucolíticos (no tienen eficacia alguna demostrada) y menos aún en niños pequeños. Tampoco son aconsejables los antihistamínicos o sprays nasales tampoco deben usarse salvo indicación expresa por parte del médico.

Vale. Pero, mándele un antibiótico que los mocos eran claritos pero ahora los está echando muy verdes…

La evolución natural de la mucosidad es esa. Al principio el moco suele ser más fluido y claro y luego se vuelve más espeso y verdoso. Los antibióticos no son eficaces en ningún momento de los catarros y por tanto están contraindicados.

Me lo estoy viendo venir… que le de agua, ¿no?

La verdad es que darle líquidos con frecuencia es conveniente pues es importante que el niño con catarro esté bien hidratado. Podría ser útil algún lavado nasal ocasional si el niño está muy molesto con los mocos (sólo en ese caso, pues no hay datos que demuestren otra utilidad). Esto no quiere decir que al niño debamos “enguachirnarlo” (léase: hartarlo de agua)  ni hacerle lavados nasales cada 10 minutos (ni son útiles ni recomendables). Por cierto, para el lavado, basta un poco de suero fisiológico. No hay que gastar dinero en sprays sofisticados…

Vamos, que agua y ya está ¿no?

Si el niño está molesto podría darle paracetamol, pero poco más. Y lavados frecuentes de manos para evitar el contagio en la familia.

Bueno, pues haremos eso.

Y muy importante vigilar la evolución, deben traerlo a consulta en caso de que la tos se prolongue más de lo esperado (más allá de 2 semanas). También deben venir si aparecen signos de alarma:

Dificultad para respirar (se marcan las costillas o se mueve mucho la barriga, se oyen pitos, respira muy rápido… etc.).

– Aparece fiebre y dura más de tres días.

– Comienza con dolor de oídos o supuración.

Vale, doctor, gracias. Pero seguro que mi mujer cuando llegue a casa me dice que cómo no le han mandado nada…

Si quiere, puede llevárselo por escrito

Me lo creo

Ya se sabe aquello de que las muelas duelen horrores hasta el día que vas al dentista. Y que eso es aplicable también a cuando acudimos a la consulta del médico. Es cierto que a veces es desesperante: “Le juro que tenía una erupción por todo el brazo pero ahora parece que se ha bajado”

 

Pero es es una cosa y esto es otra:

“No le he dado al niño nada para la fiebre para que usted lo vea” (y el niño con 39’5 º C, amodorrado)…

Habitualmente respondo:

“Pues, por favor, el próximo día dele algo, que yo con que usted me lo diga me lo creo”

Dicho eso aprovecho para recordar que la fiebre, es en sí mismo un mecanismo de defensa natural y que, por lo tanto, nuestro objetivo no es hacerla desaparecer (“no le baja de 37”) sino mantenerla en un nivel tolerable en que el niño se encuentre razonablemente bien pero siga beneficiándose del efecto defensivo de la fiebre (en torno a los 38ºC). ¡Ah! Y los remedios del baño templado, hidratación, compresas húmedas en la frente… siguen siendo efectivos. Si quieres más información de la fiebre: Aquí.

 


Mira el pajarito

@FernandoFabiani

Si te gusta Facebook

Blog Stats

  • 1.016.855 hits

@FernandoFabiani

#EligeMFyC

#EligeMFyC

MI VIDA SIN TI